Jump to content
la estocada, foro escorts, foros laestocada

"Dada la actualización, solicitamos a los miembros actualizar sus datos de inicio de sesión a modo de seguridad."

"Si tienes problemas con inicio de sesion, envianos un correo [email protected]"

Rifas En Curso Aca

Recommended Posts

Marcela (La EstoCada): mi dulce manjar.

 

Nivel de Empotamiento = Con ella, siempre vulnerable...

Estatura = 1,65m sin tacos, sobre ellos ¡uf! Una maravilla

Contextura = 6,8 delgada, casi fitness sin ser exageradamente marcada

Cara = 6,5 linda, de abierta sonrisa

Nivel de Photoshop= Está mejor que en las fotos, más delgada

Trato = 7,0 agradable, atenta, conversadora.

Besos = 6,5 ricos, de polola, eso sí todo depende de la higiene de cada uno (es exigente en todo lo que respecta a la higiene personal y eso siempre me ha parecido fenomenal)

Tetas = 6,5 hermosas, pequeñitas, con un pezoncito dulce y que reacciona a los besos maravillosamente. Desde siempre me han enloquecido sus pechitos.

Pussy = 7,0 rica, sin aromas extraños ni nada que provoque rechazo al besarle y, lo reconozco, me gusta besar su intimidad profusamente. Bien rasurada y siempre deja una tusita para degustar.

Mamon = 6,7 le dedica atención tanto a mi apéndice como a sus eternos acompañantes (por eso mismo los manejo bien depiladitos pues sé que ella es dedicada)

Movimientos pelvicos = 6,5 se maneja, mortal y cadenciosamente peligrosa.

Calidad de sonido = 6,0 bueno, suave, si es fingido es creíble, pero hasta donde noté, bien estimulada ella, son muy naturales.

Anal = N/A

Ambiente = 7,0 ordenado, limpio, privado, toallas limpias, secas, suaves, baño impecable y la ducha estaba ya preparada cuando me bañé.

Atención = 7,0 siempre atenta, preocupada que su cita se sienta gratamente atendido.

 

Nota Final: 7,0 mi subconsciente me dice "extraordinaria ella"...

 

Relato:

 

Buenas noches, contertulios de La EstoCada. Hace tiempo que deseaba un sorteo con la Linda Marcela, hasta que apareció y me lancé en picada al número que quedaba.

 

Confirmada mi buena fortuna, tomo contacto con Marcelita (cosita linda ella) y coordinamos para ir después de la pega, tranquilo, sin apuros.

 

Llego al punto inicial, llamo y me da sus coordenadas finales. Me acerco al edificio, enfrento par de conserjes desconfiados, piden datos, llaman, soy autorizado, ingreso (tuve el impulso de sacarles la lengua pero habría sido una niñería... jajajajaja).

 

Llego a su puerta. Timbre. Tacones. Se abre e ingreso raudamente y, trasponiendo ésta, me giro sobre mis talones y allí estaba ella, enfundada en una bata negra que dejaba ver una exquisita ropa interior, entera de negro, brindándome su diáfana sonrisa y su mirar alegre agradeciendo sea yo quien haya sido el vencedor de su sorteo. Nos abrazamos y nos besamos, cuáles pololos separados tanto tiempo que se habían olvidado del sabor de sus besos y era necesario recuperar aquella dulce sensación.

 

Entrego un par de humildes obsequios que le llevaba, destapo un vinito, nos servimos un par de copas, brindamos contentos, le beso nuevamente y pido la ducha.

 

Cuando salgo me espera en su living aún enfundada en su bata negra translúcida pero, para sorpresa mía, sin su ropa interior... me abalanzo suavemente sobre ella besándole nuevamente su maravillosa boca. Me abraza y sus pezones erectos se hacen sentir por sobre su bata sobre mis tetillas.

 

Después de unos minutos disfrutándonos a besos, me sugiere suavemente con su dulce voz en mi oído, si mejor nos vamos al dormitorio. Yo aún enfundado en la toalla húmeda la tomo de la mano y la levanto del sofá haciéndola caminar tras de mí.

 

Nos tendemos sobre la cama, nos volvemos a besar... inicio mi descenso por su piel hacia sus maravillosos y enloquecedores pechitos (mi perdición) y les dedico profusamente besos a cada uno de ellos, alcanzando al final sus fascinantes pezones y dándoles tenues y diminutos besos provocando en ella suspiros agradecidos.

 

Después de varios minutos extasiándome en ellos, continúo bajando por su llano vientre hacia la octava maravilla del mundo... Marcela, adivinando mis intenciones, abre sus muslos permitiéndome alcanzar las caras interiores de éstos dedicándoles besos por doquier, dejando lo más espectacular para el final. Subo por sus muslos alcanzando su intimidad pero sin llegar (deliberadamente) al pistilo maravilloso de aquella hermosa flor.

 

Beso aquellos pétalos delicadamente, haciéndole sentir mi deliberada demora en recorrer toda aquella maravilla logrando que aumenten sus sensaciones y expresiones de sentido goce. Continué en mi grata tarea observando a ratos sus miradas en mi dulce afán... comprobaba lo concentrado y dedicado que estaba en ella volvía a echar atrás su cabeza entregándose a mi dulce perversión.

 

Después de varios minutos y de un par de pequeños orgasmos me pide si no quiero ella me devuelva el servicio a lo que, dado que el tiempo vuela en estos maravillosos menesteres, accedí y cambiamos posiciones. Esta vez ella descendiendo por mi grueso abdomen alcanza mi apéndice besándolo suavemente al inicio (imagino que verificando que aquella zona esté aceptablemente aseada como corresponde a un viejo EstoCador) y después de varios suaves besos lo introduce por completo en su cálida y húmeda boca, jugando con su lengua en mi frenillo, glande y cuerpo peneano, mientras su mano sostenía y acariciaba dulcemente mis gónadas. Retira de su boca mi pene y baja a mis viejos acompañantes brindándoles besos y succiones a su desnuda piel (la primera vez que estuve con ella me confesó que le fascinaban los genitales sin vellos y desde entonces, antes de cualquier cita, me preocupo de estar en óptimas condiciones en este aspecto).

 

Luego de algunos minutos en estos menesteres, enfunda dulcemente a mi minion y me monta suavemente, guiando delicadamente al invasor hacia su intimidad húmeda y ya preparada. Comienza con un cadencioso y suave vaivén que eleva lentamente la temperatura (se nota que me recuerda) y prolonga el mutuo placer de aquella íntima cercanía.

 

Después de varios embates cambiamos posición al ya famoso (y ganoso debo apuntar) "Doggy Style" donde pude apreciar su maravillosa y sinuosa espalda, con un detalle delicado en su piel que adornaba aún más aquella maravillosa y, por qué no decirlo, provocadora vista: una cintura maravillosa de donde agarrarla, una marcadas caderas que terminan en dos nalgas suaves y firmes, dignas de besar acariciar y de, no lo niego: no me aguanté, darle una suave nalgadita sólo para apreciar su firmeza. En esos ires y venires naturales se aproximó raudamente mi clímax a lo que inicié mi desenfreno final tratando de entrar en ella tanto como mi humanidad me lo permitía hasta que exploté maravillosamente en un formidable big-bang asiéndola de sus caderas firmemente para sentir aquella calidez de su piel y sus muslos en los míos.

 

Después de unos segundos, me retiro de ella exhausto y me desplomo (literalmente) a su costado sudoroso y aún agitado. Sonriente al ver su cometido logrado toma un par de toallitas húmedas retirando el blindaje del minion con una y aseándome con la otra. Luego, cual tierna polola, se recuesta a mi lado abrazándonos dulcemente en un instante de tal relajo que un sopor me invadió y casi me duermo. Considerando suficiente mi abuso de la Dama y de haber conocido en detalle cómo ha estado ella, me levanto y me ducho, observando mi reloj percatándome que estaba a sólo un par de minutos de cumplir mi horario.

 

Me visto, salgo del baño y ella se encontraba en el living revisando mensajes y ordenando la música que sonaba en el ambiente.

 

Me inclino. Estampo un último dulce beso en esos maravillosos pechitos, en su boca y parto a mi cuchitril, satisfecho de una vez más haber cumplido y satisfecho mis deseos de estar con una hermosa mujer.

 

¿Volveré? ¡Obviamente! Ella es, para mí al menos, un dulce manjar al que nunca hay que dejar de degustar y disfrutar.

 

Buenas noches.

 

 

Anciano_Novato

 

Marcela, Comentarios

 

http://www.laestocada.cl/upload_files/utilidades/chicas/2099/2099_1.jpg

Edited by Lord Wolfman
Enlace y Foto Chica
Link to post
Share on other sites

Re: Sorteo Nº 284 - Marcela

 

Jajajajajaja...

 

Don Gesantio, gracias por sus felicitaciones y por su "sana envidia"... imagino que ya conoce a Marcela y por eso su envidia el no haber sido usted su cita... jejejejeje...

 

Don Lord, no es tanto "el amor", considero que es el respeto a la persona que está al frente (o bajo uno, o arriba de uno, jejejeje) lo que hace que la entrega y las sensaciones sean genuinas y placenteras para ambos. Cuando uno considera al otro "una máquina" el vacío emocional es inmenso y la gratificación del instante vivido nulo.

 

Perdónenme, contertulios, si no soy de la línea de la mayoría, pero es cómo enfrento estas citas lo gratificado que siempre me dejan.

 

Cordialmente y deseando tengan [email protected] una muy buena semana, les saluda el antipático,

 

Anciano_Novato

Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.
Note: Your post will require moderator approval before it will be visible.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

  • Who's Online   0 Members, 0 Anonymous, 9 Guests (See full list)

    There are no registered users currently online

×
×
  • Create New...